sábado, 15 de enero de 2011

Desahogos domésticos

Vengo a desahogarme aquí porque si le pongo una queja más a Martín me quedo sin marido. Y sé lo feo que va a sonar y la imagen de floja o de niña mimada que voy a dejar, pero NO ME IMPORTA!

ODIO las vacaciones de Blanca!  y ODIO que todas las demás también estén en vacaciones y no pueda conseguir a nadie para que la reemplace aunque sea dos días a la semana.

ODIO  los platos sucios: odio lavarlos y no puedo dejarlos de lavar porque ODIO verlos amontonándose dentro del lavaplatos y fuera de él cuando ya no caben. ODIO esa capacidad reproductiva que parece caracterizarlos. ODIO terminar de lavar y que llegue una cucharita más en el momento en que me estoy quitando los guantes. ODIO encontrar vasos vacíos o con poquitos de agua por toda la casa o platicos en los que comieron queso con bocadillo o maní, debajo de mi cama.

ODIO  haber transmitido mi aversión a lavar platos al resto de la familia: estrategia equivocada. Hay que hacer como Tom Sawyer, hacerles creer que es el mejor trabajo del mundo para que ellos terminen haciéndolo por tí.

Me gusta mucho cocinar y tener la cocina para mí sin sentir que le estoy estorbando o interrumpiendo a Blanca su rutina se siente bien, además mis hijos dicen que lo mejor de que ella esté de vacaciones es que yo cocino,  pero eso sí, como en el cuento de la Gallinita Roja. Ojalá el "gracias mami estaba delicioso" viniera acompañado de "como pasaste más de una hora en la cocina preparando esta delicia, déjame yo te lavo los platos y las ollas"   JA!  soñar no cuesta nada verdad?

Me encanta organizar, darme cuenta de lo rápido que puede ser cuando al ver la montaña de trastos y juguetes parecía que ahí se te iba a ir el día y lo  logras en 15 minutos, pero ODIO limpiar el polvo y barrer.  Si lo hago se me alborota la rinitis alérgica y si no lo hago también, porque el polvo acumulado me hace mucho daño. Ahora me doy cuenta que Blanca hace esto cuando estoy fuera de la casa, tengo que agradecérselo.

No le veo mayor problema a lavar la ropa, pero ODIO tener que restregar casi toda la ropa de Adelaida y Juanjo: pantalones embarrados, rodillas verdes, mangas negras, manchones de comida y las medias!!!   ni se las imaginan   grrrrr.

ODIO  ver las camas sin tender, ODIO tener que pedirles por lo menos veinte veces que las tiendan, odio el YA VOY, que significa " me importa un ***** lo que me estás pidiendo".

ODIO  ver a mis hijos durmiendo, o en pijama echados en el sofá muertos de la risa, mientras yo no paro de aquí para allá todo el día, con la ropa, la comida, los platos, los baños, la aspiradora, etc.  ODIO saber que tengo a mi alrededor cuatro pares de manos saludables que podrían ayudarme con todo el trajín y que no lo hacen porque no se les da la gana!

Y lo peor, normalmente durante las tres semanas que duran las vacaciones de Blanca adelgazo y este año ni siquiera eso!!!  ni una mísera librita menos marca la báscula, buuuuu   =(

Y podría seguir y seguir, pero no, en últimas me siento feliz porque esto ya se acabó, el lunes vuelvo a tener ayuda y a ser persona, ahhhhh!!!

PD: queridas mamás que hacen todo sin ayuda, no saben cuánto las admiro, en serio, son mis heroínas, siempre me preguntaré cómo pueden con todo y además de eso escriben en sus blogs y toma fotos, y se ven felices!!!   me quito el sombrero ante ustedes.

6 comentarios:

♥ meninheira ♥ dijo...

Pensaba que tenías totalmente abandonado este blog, no sabía que al estar privado no se actualizaba, va a ser por eso que tampoco tenemos noticias de Greisi? he de ir a mirar! antes sí me llegaban las actualizaciones, qué raro.

Nosotros no tenemos ayuda doméstica pero trabajamos los dos en la casa, cómo si no!! Pero seguro que mi casa no está tan limpia y ordenada como la tuya ;)

Ánimo corazón, relativiza, no nos queda otra.

Muuuuuuuuuuuuas!! un besiño grande

Jann dijo...

AnaP, te entiendo divinamente te aconsejo, que independientemente que vuelva Blanca, sea esta una oportunidad para que revises los habitos de los niños frente a las labores del hogar, aparte de que haya señora que lo ayude a uno o no, en mi concepto personal ellos deben tener obligaciones y responsabilidades, tomar como suyas muchas labores (ando super influenciada con el libro de Mason, me encantó y lo estoy poniendo en practica).

Ahora yo también hago parte de esas mamas,es muy duro, pero por ahora no tengo mas opción eso si, los chinos me ayudan montones continuan con sus labores y se sumó que limpian el polvo de los cds y el equipo de sonido, y bueno me he vuelto una flecha veloz, y modestia aparte mi casa esta muy bonita (eso creo).

Men encanta lerte asi de espresiva es genial.

Ana P. dijo...

Meni bonita, gracias por los ánimos, yo sé que todo es cuestión de costumbre, pero eso es lo que nos falta en esta casa, estamos muy malcriados , jejeje.

Jan, gracias por tus consejos, yo se, yo se, y me molesta mucho la falta de compromiso de mis hijos, pero es algo que se logra con tiempo y no va a pasar mientras tengan a alguien que les haga todo, pero mis planes para lo del carro, quedan tambaleantes ante la experiencia de estas semanas =S

Y aparte de todo, tenía ganas de GRITAR como loca y divertirlas un rato, jejeje

Un abracito a las dos =)

Madalen Goiria dijo...

Que vuelva Blanca pronto.
Yo, como Meni, tampoco tengo ayuda, pero sólo tengo dos. Por ejemplo mi cuñada, que trabaja fuera de casa y tiene tres hijos y una persona que el ayuda tres días por semana, dice que es el dinero mejor gastado del mundo. A mi lo que más me sirve es no planchar.
Muchos besos.

Ana P. dijo...

Madalen, es simpático cómo cada una tiene sus tareas odiadas y "favoritas" A mi planchar no me molesta (aunque no es que lo haga muy bien) pero eso sí, nunca le he planchado las camisas a Martín, él lo hace mejor que yo, así que quien lo manda a ser tan grande, jejeje.

Un abrazo.

vilmati dijo...

Ana: parece que con este post nos hemos sentido identificadas varias jejeje ;)
Volví! pude entrar y leerte, estoy contenta.
A mi me llevó un tiempo( años), pero creo que lo hemos logrado. Las chicas grandes(14 y 15), hace años que ayudan con la mesa, los platos y la limpieza de su cuarto y su propia ropa. Siendo constantes se hace llevadero. Además algunas veces ayudan con la comida o con las ensaladas.
Nos levantamos, desayunan y hacen su pieza. Al medio dia yo cocino y alguna pone la mesa, mientras otra la saca o lava. algun dia de la semana ponen un lavarropas. Y Olivia ayuda con el orden de sus juguetes. Antes de sacar un juego nuevo si no va a seguir con el anterior ordena. Lo mismo con la ropa que se saca.
Igual...corremos de acá para allá y parece nunca terminar ;)
Un beso grande!