viernes, 25 de marzo de 2011

Diario de una mujer sencilla - 25 de marzo de 2011

Si quieres participar, las instrucciones las encuentras aquí, en el blog de Silvia.

Para Hoy ( 2 P.M.):


Afuera de mi ventana... Un tejado!  cambiamos los muebles del estudio y aunque mi escritorio quedó en el mismo rincón, cambié de frente  =)
 
Estoy pensando... en todas las cosas que quiero hacer.  Organización y eficiencia, dos palabras bastante esquivas.

De los lugares donde aprendemos... ya no se qué mas poner aquí! aprendemos todo el tiempo y en todas partes!

Me siento agradecida por... la alegría de mis hijos y la capacidad de pasar de las lágrimas a las carcajadas con tanta facilidad.

Desde la cocina... pesto fresco.

Que traigo puesto... jeans, camiseta cafe,  saquito beige.

Estoy leyendo... de todo un poquito, tratando de evacuar libros que llevan demasiado tiempo esperando que los termine, comenzando Orgullo y prejuicio por puro gusto, leyendo Eldest en voz alta con los niños.

Lo que espero...no aburrirnos mucho el fin de semana sin Martín, que está de viaje.

Estoy creando...   en vista que mis cenefas en macramé quedaron suspendidas pues el material está agotado, ayer comencé una mochila, también en macramé.
 
Estoy escuchando... a mis hijos gritando como locos! es uno de esos momentos de recocha a los que yo prefiero no poner mucha atención, pues siempre estoy esperando el momento en que se transforma de juego en pelea.

Por toda la casa... ando con ganas de reorganizar y con ánimo de decoradora (pero con cero presupuesto) así que por toda la casa veo posibles cambios y mejoras, paredes libres para poner cuadros, etc.

Una de mis cosas favoritas... sentirme llena de energía.

Algunos planes para el resto de la semana... fin de semana sin papá...

Aquí está una foto que pensé compartirles:
Mi nuevo corte de pelo

martes, 22 de marzo de 2011

viernes, 18 de marzo de 2011

De vuelta

Han sido días largos, de pocas ganas, sin ningún motivo que yo haya podido identificar.  Ha sido como estar "hibernando" pero extrañamente hoy siento que desperté. El tiempo diario que he pasado frente al computador durante este año se ha reducido considerablemente y esto ha hecho que me desconecte de los blogs que me gusta leer, porque son tantos que no alcanzo a seguirles el ritmo. Las pocas veces que abrí mi blog con la intención de escribir las ideas se esfumaron y mi mente quedó en blanco. Mas allá del diario de los viernes, pocas letras han salido de mi teclado hacia la blogósfera.

También ha sido un poco triste saber que no me estaba leyando casi nadie, pues al principio uno abre un blog sin mayores espectativas, pero luego empieza a moverse el contador de visitas y llegan los comentarios y cada vez más, se escribe con l@s lector@s en mente y si de un momento a otro est@s se esfuman...  pues a mi me pasó que perdí el entusiasmo.  Este tema lo he estado revaluando, y creo que debo revisar mis intenciones y volver al objetivo inicial de este blog:  llevar un registro de nuestra vida como familia que educa en casa.  Sé que el haber comenzado un nuevo blog también ha complicado las cosas, me cuesta saber que pongo aquí y qué publico allá, y al final no llega nada a ninguno de los dos.

Pero, en definitiva, tengo muy claro que no quiero abandonar los blogs, es importante para mí permanecer visible pues por este medio he podido conocer a famillias y personas maravillosas y no quiero cerrarme a la posibilidad de que esto siga sucediendo.

Aunque, que haya estado desaparecida no quiere decir que no hayan estado pasando cosas!  este año en nuestra casa, nuestro estilo de Unschooling se ha vuelto cada vez más radical, extendiendo de manera más clara y consciente los principios del unschooling no solo a la parte "académica" y de aprendizaje de los niños, sino a la vida cotidiana y a nuestro estilo de crianza. Cada loco con su tema, parece ser nuestro lema últimamente, y les dejo unos ejemplos:  Juanjo pasó más de una semana haciendo un avión con material de reciclaje, buscando las mejores llantas, las más livianas, considerando todas las opciones en el largo de las alas, la ubicación de las pilas del motor, Martín le trajo una élice de aeromodelo, etc.  Desafortunadamente la cámara que hacía buenos videos se dañó, así que no tengo registro de este trabajo, pero fue de verdad alucinante!. Además está leyendo con voracidad, y nadie puede imaginarse la alegría que eso me produce, después de recordar el niño que era cuando lo retiramos del colegio (hace casi cuatro años) y el odio profundo que sentía por leer o escribir.
Jacobo sorprende a todos con su manera de hablar, el vocabulario y las expresiones que maneja, los temas que le gustan. Sus dibujos y creaciones manuales evolucionan día a día, todo lo que hace tiene un propósito y una explicación detallada de cada una de sus partes, es delicioso escucharlo cuando da las explicaciones respectivas. Además su claridad ante la vida es envidiable, sabe lo que le gusta y lo que nó, lo que quiere, cómo y cuándo lo quiere. Está comenzando a dar alternativas ante un problema en lugar de enfrascarse en la pataleta. Además (por fín!)  dejó el pañal de la noche definitivamente.
Adelaida está sumergida de lleno en la exploración de sus habilidades gimnásticas, cada minuto libre que tiene se la pasa dando medialunas, haciendo el arco y parándose de manos y es sorprendente la fuerza y el equilibrio que ha adquirido. Además es de una flexibilidad impresionante.  Todo esto sin dejar de lado su curiosidad y ganas de leer y de aprender. Ama las Crónicas de Narnia y cuando no tengo tiempo de leerle la encuentro leyendo solita, sin acomplejarse de que lee despacio o decir que no le gusta.
De Mariale no hablo mucho porque me parece que no le gusta que la exponga aquí, pero ya es oficialmente la adolescente de la casa, aunque sigue su proceso sin afanes, dejando su niñez despacito y suavemente. Retomó su hábito de lectura que había abandonado un poco hacia finales del año pasado, y para ella tomamos la decisión de adquirir un currículo, pues nos parece que en este momento se beneficiaría muchísimo de ese tipo de trabajo guiado. No lo hemos comprado aún por falta de presupuesto, han salido gastos imprevistos de todo tipo en estos dos meses, así que, aunque no hemos abandonado la idea, tal vez la compra de currículo se haga hacia la mitad del año.

Y así sigue la vida, los proyectos, los sueños, las ideas, siempre fluyendo y yo tratando de despegar porque a veces me atasco y siento que ahí me quedo, inmóvil.

Entonces por aquí seguiré, escribiendo, para uno o para cien, o para mí sola, no importa y ya no me entristece.