viernes, 31 de julio de 2009

Una tarde de lluvia

Hace una semana tuvimos una de esas tardes en que llueve sin parar. A veces, a mis hijos pequeños les gusta asomarse a la puerta de la casa para ver y escuchar la lluvia, pero esta vez Jacobo decidió ir un poco más allá... a qué sabrá la lluvia?

Y luego Adelaida decidió unírsele:

Quién dijo que los días lluviosos son aburridos?


Y sentarse a leer junto a la chimenea tampoco está nada mal.

6 comentarios:

Mundo de Ariadna dijo...

me encantaron las fotos!!!!!!!la alegria que transmiten...

Marcela dijo...

y transmiten frescuraaaa, aqui hace tanta falta, hace muchisimo que no llueve!

estan muy divertidas las fotos! un beso, buen finde

Estherqp dijo...

Un saludito y gracias por pasarte por mi blog. Qué preciosos pollitos!!!! besos

Ana P. dijo...

La verdad estuvieron felices, y ahora que veo las fotos entiendo los mocos y la tos de esta semana... pero nadie les quita lo que se gozaron!
Como vivimos en una zona fría, y aquí no estamos en verano (pues no tenemos estaciones), mas que frescura teníamos muuuucho frío!

Gracias por sus comentarios.

Besitos a todas.
=)

Jann dijo...

hya si dejarlos que se mojen de vez en cuando, como decia alguien "los niños no son de azucar, no se van a derretir"

jajajaja

Ana P. dijo...

Jan, se derriten pero de pura dicha.
=)