viernes, 6 de agosto de 2010

Diario de una mujer sencilla - 6 de agosto de 2010

Si quieres participar, las instrucciones las encuentras aquí, en el blog de Silvia.

Para Hoy ( 1:40 P.M):


Afuera de mi ventana... vientos no muy fuertes, pero ya empezamos a sentir que llegó agosto, época de cometas.

Estoy pensando... que mañana 7 de agosto, se posesiona el nuevo presidente de Colombia. Me produce una sensación tan rara pensar que ese señor va a ser desde ahora nuestro presidente... no me inspira confianza ni seguridad, espero que nuestro país sea capaz de sobrevivirlo.

De los lugares donde aprendemos... hoy no se me ocurre nada que poner aquí, no siento que hayamos tenido mucho aprendizaje la última semana, espero que esto sea el preámbulo a una buena época, que estemos "calentado motores".

Me siento agradecida por... hoy doy gracias por el presidente que tuvimos durante ocho años, por todas las cosas buenas que hizo por el país, de las malas prefiero no hablar.

Desde la cocina... La pechuga de pavo de la semana pasada fue un éxito rotundo!! Tengo un segundo bloque de carne para preparar roast beff, a ver cómo me sale esta vez.

Que traigo puesto... Jean, tenis, saco de rombos.

Estoy leyendo... Eragon con los niños.

Lo que espero... superarlo todo =)

Estoy creando... mensajes en una botella, banderas piratas, bandanas de Jack Sparrow..

Estoy escuchando... a Jacobo hablando, todavía derrite, es una lástima que, al crecer, dejen de hablar tan lindo.

Por toda la casa... el segundo piso bajo control! prefiero no pensar en el primero por ahora. (estoy hablando del desorden, obviamente)

Una de mis cosas favoritas... la tranquilidad que me da saber que las cosas están en su sitio.

Algunos planes para el resto de la semana... nada especial. No ver la posesión por televisión, no creo soportarlo.

Aquí está una foto que pensé compartirles:

Una foto de Juanjo tomada por Mariale.

3 comentarios:

Silvia dijo...

...todavia derrite...que bonito, es cierto que se les oye tan dulce...y que grande y guapeton essta Juanjo...besitos

Ipe dijo...

Ana, ¡quñe ideas tienes! ... siempre derriten. Yo me derrito escuchando a los mios, que hablan tan propios (aunque ahora intercalan alguna interjección grosera, para fastidiar a mamá)... aún así usan tantas palabras al hablar, tan adecuadas que siempre me asombra la cantidad de cosas que han aprendido sin que me diera cuenta... y me derrito. Ya veras cuando llegues a ser una viejita como yo... jejeje

Cariños mil,

Ana P. dijo...

Ay! yo apenas contestando, lo siento =s

A mi me encanta cuando tienen 2, 3 o 4 años y hablan como si tuvieran 20, con palabras de grande en esas vocesitas tan chiquitas y todavía con pronunciación enredada, por eso me derriten.

Un abrazote a las dos =)