viernes, 23 de julio de 2010

Diario de una mujer sencilla - 23 de julio de 2010

Si quieres participar, las instrucciones las encuentras aquí, en el blog de Silvia.

Para Hoy ( 10 A.M):


Afuera de mi ventana... El jardinero cortando el prado.

Estoy pensando... que hoy estoy con el ánimo en el piso. Me voy a tener que inventar algo para animarme porque si no, voy a terminar desquitándome con todos, todo el día.

De los lugares donde aprendemos... no sé si mis hijos hayan aprendido algo esta semana, yo ayer aprendí a preparar alcachofas.

Me siento agradecida por... yo sé que tengo mucho que agradecer, pero hoy sólo se me ocurren cosas de qué quejarme... la gratitud la dejo para la próxima semana.

Desde la cocina... cuatro frascos de encurtido que preparé ayer y el olor de las galletas que hornearon Mariale y Laura.

Que traigo puesto... piyama, los niños se gastaron toda el agua caliente y estoy esperando a que haya más.

Estoy leyendo... Tu Hijo, de los 3 a los 6 años, de Terry Brazelton. Releyendo, tratando de enforcarme en los chiquitos un poquito más, últimamente mi atención se ha ido hacia los temas "adolescentiles" y doy por hecho que los temas de más chiquitos ya los domino (ja! pobre ilusa)

Lo que espero... no entrar en una crisis económica en los meses que vienen. (creo que esa preocupación es la que me tiene así de achantada)

Estoy creando... nada, aparte de mal ambiente =(

Estoy escuchando... el ruido de la máquina podadora.

Por toda la casa... no sé, no quiero ni mirar.

Una de mis cosas favoritas... sueño con el día en que pueda leer, bañarme, dormir o mirar para el techo si quiero, durante el tiempo que quiera, sin que nadie me interrumpa, me pida algo de comer, o me ponga una queja! ( se que ese momento llegará y ese día me tragaré mis palabras)

Algunos planes para el resto de la semana... fuera del ensayo de mañana no creo que tengamos nada más planeado. Con este clima no dan ni ganas de salir, llueve casi todas las tardes.

Aquí está una foto que pensé compartirles:
Jacobo y yo también escalamos!

13 comentarios:

Zinnia Muñoz dijo...

Hola mujer. Los días malos llegan pero también se van. Tómate tu tiempo, diles a tus chicos cómo te sientes y si necesitas que ellos te apapachen, diles eso también. A veces daamos por hecho las cosas y nos olvidadmos que estamos muy distantes de ser un libro abierto.

Qué te alegra? Date un gusto, una taza de..., un chocolate amargo (a mí también me encanta) y si mañana vienes por acá, quieres que almorcemos?

Un apapacho virtual térmico, jeje.

Silvia dijo...

Yo no puedo verte tan fácilmente como Zinia (que envidia chicas), pero solo te puedo decir que me pasa lo mismo cuando el tiempo es malo, hay dificultades económicas flotando en el aire, y me canso de lo de ama de casa y madre que enseña, que con cuatro debe ser incluso más del doble que con dos de la misma edad.
Pero como dice Zinia los días se van, los buenos rápido, los malos más lento, pero se van, y además el escribir y desahogarte así quizá te ayude un poquito. Yo sé que no estás de humor, pero me puedes mandar una galletita aunque sea virtual como dice Zinia?

Silvia dijo...

Ah y se me olvida decirte que tienes un pelo de envidia.

Ana P. dijo...

Zinia, gracias por los ánimos y la invitación a almorzar. No voy hoy a ensayo.. se me enredó un poco el día. Ayer me senté a jugar en el computador todo el día (Age of empires y Civilization) que es lo que hago cuando necesito desconectarme y evadirme, hoy estoy un poco mejor de ánimo.
Gracias por tu apapacho, virtual y todo se siente el calorcito. =)

Ana P. dijo...

Silvia bonita, se siente bien que te entiendan, y yo sé que todo en la vida pasa, pero también sé que "me" pasa.

Las galletas las hacen las niñas para vender, ojalá pudiera mandarte unas, les quedan deliciosas!

De verdad te gusta mi pelo? yo de chiquita lo odiaba, pero luego se inventaron las "cremas para peinar" y mi vida cambió, jejeje


Un besito.

Madalen Goiria dijo...

Ana Paulina, traquila, mujer. Ten en cuenta que esta experiencia es única para ellos, y que siempre estás a tiempo de volver al camino que más te satisfaga. Eres joven, inteligente y quieres mucho a tus hijo No puedes fallar. Besos

Mile Marquez dijo...

"ANIMO ANITA, A TODAS NOS PASA"

Maulina dijo...

A veces más que darse un baño de tina dan ganas de ahogarse en ella ¿no?. Para esos días una taza de chocolate caliente y peticiones explícitas de regaloneo es siempre un buen consejo.

Un abrazo

Ipe dijo...

Ana, llego muy tarde a leer esta entrada, de modo que imagino que estas mucho mejor de animo esta semana.

Yo se lo que es la angustia económica... jeje, es mi estado natural. Pero te aseguro que de todo se sale... salvo que uno viva en África y este en una zona de conflicto... en serio, cuando se cierra una puerta se abre una ventana... no se como sucede, pero sucede.

Efectivamente en unos años más te vas a tragar esas palabras... y estarás como yo... que estoy sola en casa durante diez días... sola, sola, sola. De modo que me concentro en recodar como he deseado esto... jajajaja

Ana P. dijo...

Madalen, gracias por el voto de confianza y por sacar un tiempito para pasarte por aquí. Estoy segura de estar en el camino correcto, pero eso no lo hace más fácil.
Además, ya llevas suficiente tiempo leyéndome para saber que este blog no sería mío si de vez en cuando no apareciera uno de estos post "depresivos". Un beso.

Ana P. dijo...

Gracias Mile, yo sé que sí.

Ana P. dijo...

Andrea no sabes cuánto me he reído toda la semana cada vez que me acuerdo de tu comentario! No me des ideas... menos mal que aquí en mi casa no hay tina =D

Ana P. dijo...

Ipe, pues sí, el fin de semana Martín se dedicó a consentirme y a levantarme el ánimo. Aunque la angustia económica sigue... aquí también ha sido casi siempre nuestro estado natural.

Yo sé que la soledad llegará, pero es que la necesito ahora (por uno o dos días solamente) y no dentro de diez años, que se pasarán volando, yo sé.

Y todavía no me has dicho, ¿en tu viaje a Colombia vas a pasar por Bogotá?