viernes, 16 de abril de 2010

Identificada

Cuando no doy mas y escribo para desahogarme, muchas de ustedes me responden dándome ánimo y me dicen cuánto se identifican con lo que digo y siento. Hoy encontré este post, que perfectamente podría haberlo escrito yo... hoy soy yo la que me identifico y pregunto: cómo hizo ella para describir exactamente lo que he venido sintiendo estas últimas semanas?

Sometimes

Esta preadolecencia masculina me está doliendo... especialmente por los sentimientos de culpa que me han acompañado respecto a Juanjo casi desde que nació. Siento que a pesar de mis esfuerzos no logré construir una buena relación con él y ahora estoy sufriendo a causa de eso y lo peor: creo que lo estoy haciendo sufrir a él también. Pero como no puedo renunciar a ser su mamá... seguiré intentando y aprendiendo, y guardando la esperanza de que no todo está perdido.

15 comentarios:

Silvia dijo...

Ana, yo no tengo hijos de tus edades, pero hace poco en el grupo local, habia madres de niños hablando como se 'alejaban' de la madre en la preadolescencia y parecía que no querían nada que ver contigo.
Una de las madres dijo que un señor mayor de su iglesia le comentó que en el paso por hacerse hombres muchos hijos se rebelan contra el 'cariño materno', o eso parece.
No sé cómo lo solucionó la madre en cuestión o cómo lo harás tú con lo que sí me identifico es con el hecho de como madre, a veces tomarme las cosas muy duramente, y pensar como tu que estoy 'estropeandolo todo' con mis hijas. Haces bien en pensar lo ultimo que dices. Eres su MADRE, eres lo que tiene y nunca pierdas la esperanza, vale. Espero que encuentres consejos y lecturas sugeridas por parte de otros que hayan estado en esta situación y como el post, que te ayuden a seguir.

educandoenlacasa dijo...

Ana. Un abrazo grande. Ser madre nunca es fácil. Es normal y común sentirse ambivalente en la relación con los hijos. Siempre es bueno tener con quien conversar.

Zinnia Muñoz dijo...

No se donde lo leí... pero recuerdas el cuento de la vaca y sus terneros? Que la vaca está ahí y sus terneros van y vuelven, a veces van muy lejos pero vuelven porque saben dónde encontrar a su madre, que si ella se fuera a buscarlos porque no los halla cerca, tal vez se perderían los tres... Confía...

Hogar de moras dulces dijo...

Hola Anita

Los he pensado mucho desde nuestra visita y todos muy contentos del encuentro. Hay un libro ¿Cómo criar a los varones? - James Dobson
Que expone los detalles que conforman la psicología de los varones.
"Al existir tanta confusión en cuanto al papel del hombre en nuestra sociedad, muchos padres y maestros se encuentran perdidos, sin saber cómo criar a los varones.Los padres, los maestros y otros que toman parte de la formación del carácter de los varones tienen muchas preguntas".
Libro ideal para entender a los niños y jóvenes del sexo masculino, De lectura obligatoria para los que quisieran ayudar a los chicos a vencer sus debilidades y dominar sus fortalezas.

No se si lo puedas bajar de internet o consiguirlo en una libreria. Bueno, creo que algunas cosas te podrían ser útiles.

Abrazos

Adry

Desdemicordilleradelosandes dijo...

uy ana!
La sicologia de los adolecentes varones estan distinta, su madures interes...tan diferente a nosotras a la misma edad.
Se me ocurre escribirle una carta , o un cuaderno , contandole lo que me pasa , mis aprensiones mi cariño ......(creo que lo vi en una novela ..ejjeejejj . el tema es que la mama y el hijo hicieron las pases .)
lo otro el contacto de piel , yo no se porque eso se pierde con los años , nosotras las madres , nunca deberiamos olvidarlo, siempre estar en trainner :)
un besote a ambos!!!

♥ meninheira ♥ dijo...

Aniña, me desconecto ahora mismo por el fin de semana pero a la vuelta te leo con calma. Si nos lee Ipe a ver si te manda un texto que le envié hace poquito.

Por cierto, hay un libro que es cómo hablar para que los adolescentes escuchen y cómo escuchar para que los adolescenten hablen (o algo similar).

Muchos besiños, nos vemos el domingo a la noche si dios quiere.

Muas! :*

♥ meninheira ♥ dijo...

te mandé un e-mail :*

Ipe dijo...

Ana querida, yo no tengo hijas, de modo que nunca he disfrutado de esa ambivalencia... dicen que las hijas son más cómplices con sus madres, pero yo solo tengo chicos, de modo que he tenido que aprender a relacionarme "de hombre a hombre"... voy a escribirte un post (en castellano) para comentar estas cuestiones, ok.
Yo tuve una "ataque de pánico" hace poco menos de un año... y escribí un pequeño cuento con la ayuda de Meni, donde expresar mis esperanzas, puedes leerlo en otro de mis blogs...
http://www.carmenibarlucea.info/?p=32

Angelica dijo...

Anita, antes que nada te saludo con la misma admiración de siempre. Mi hijo mayor, Juan Diego,tiene 12 años, es decir, está en su preadolecencia, un concepto bastante genérico si se tiene en cuenta las implicaciones de tener un preadolescente en casa.
Me sorprende su irreverencia y altaneria cuando de corregir su comportamiento se trata, pero también me sorprende la rapidez de su reflexión y el acto de contricción que hace para diesmar el daño en nuestra relación.
anticipando lo que podía suceder, hace unos años le redacte una carta describiendo la relación que ibamos a tener en esta etapa de su vida. Para él fue una sopresa descubrir su enojo hacía su mamá, su inconformismo a mis desiciones y demás situaciones que se presentarían. Hoy en día apelo a esa carta para decirle que pase lo que pase, lo amo incondicionalmente, que mi vida es la de él, que así le disguste lo que hago, solo lo hago por su bienestar, porque él y sus hermanos son lo más importante para mi. Así suene trillado, no paro de decirselo, para que nunca lo olvide y siempre pueda tener a mano el amor de su mamá. jejej.
Por otro lado el libro PUBERMAN ha sido de gran ayuda, porque en un lenguaje real y crudo les explica de sus cambios físicos y emocionales que les impide muchas veces relacionarse con su entorno y aceptar que dejan de ser niños y se convierten en adultos.
Nunca había hablado de esto, porque esos temas a veces son tan subjetivos, por eso hoy me extendi.
Abrazos

Ana P. dijo...

Silvia, Andrea Zinnia, gracias por sus comentarios, no saben cuanto ayudan, sobre todo porque a veces no soy capaz de hablar estas cosas muy tranquilamente. Confiar, tienes razón Zinnia, pero a veces es tan difícil!

Ana P. dijo...

Adriana, tengo muy presente lo que hablamos en tu casa, lo de volverlo un propósito importante. Pero es que la cotidianidad del "ya voy" que nunca pasa, de pedirle mil veces que tienda su cama y más que la desobediencia me duele sentir que me ignora por completo! cuando vuelva del viaje voy a ver si consigo el libro que me dices en la Virgilio, gracias por la sugerencia.

Ana P. dijo...

Greisi, cuando leí lo que dices del contacto de piel se me aguaron los ojos pues me acordé de cómo me gustaban los abrazos de mi niño y en algún momento, despues de nacer Adelaida, desaparecieron y yo no me di cuenta.

Ana P. dijo...

Meni, gracias por el texto, como ya te dije, muy lindo.

El libro tengo el de "Como hablar paraque los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen" pero no sabía que existía la versión adolescente,acabo de encontrarla por google a ver si me consigo una copia!

Ana P. dijo...

Ipe, con Mariale ha sido maravilloso poderme identificar con ella y compartir mis propios recuerdos y experiencias, decirle que yo también me sentí así cuando tenía su edad. Pero con Juan me está costando... estoy en labor de instruirme y leer y aprender y sobre todo de permanecer a su lado y que me sienta cercana.

Me encantó tu minicuento.

Ana P. dijo...

Angie!! que sorpresa leerte por acá =)
Qué bonito lo que me cuentas de la carta, tal vez te robe la idea, pues es cierto que casi nunca expresamos en palabras la magnitud de nuesto amor e incondicionalidad a nuestros hijos. Tenemos que vernos un día de estos y tomarnos un café, para que compartas conmigo un poco de tu sabiduría, pues con tu hijo mayor me llevas un año de ventaja.

El libro Puberman lo he tenido en mis manos un par de veces, con muchas ganas de comprarlo, a Juanjo no le interesa ni poquito el tema por ahora, pero chévere que lo tenga ahí para cuando quiera hojearlo. Tal vez el formato de comic que tiene el libro le llame la atención.