viernes, 23 de enero de 2009

VII Edición del Carnaval de Blogs Educando en Familia.

Es la primera vez que participo en el carnaval, respondiendo la que para mí, es la más difícil de todas las preguntas que se han planteado hasta ahora:

Pero por qué elegimos ésta específica manera de educar?
O éste método en especial?
Qué es lo que nos atrae? Creemos que nos estamos perdiendo de algo o privando a nuestros hijos de algo, al elegir esto y no lo otro?
No elegimos nada y vamos probando?

No es casualidad que haya esperado hasta el último día para animarme a escribir, pues el asunto del método todavía no lo tengo muy claro, y por eso cada vez que alguien me pregunta sobre eso, olímpicamente cambio el tema. Y es que me averguenza decir que después de más de año y medio de haber retirado a mis hijos mayores del colegio todavía no tengo nada definido, ni puedo decir cuántas horas diarias o semanales "estudiamos" ni cómo hago para "enseñarles" matemáticas, español o geografía.

Empecé con la idea de que lo que mis hijos necesitaban era un período de "descompresión", para que se desligaran física y mental y emocionalmente de lo que era el colegio y el alto nivel de control que este ejercía sobre sus vidas. Quise pensar que lo que más me identificaba era la filosofía del Unschooling, pues me parecía maravilloso que los niños entendieran que son libres para aprender sobre lo que ellos quieran, siguiendo sus propios intereses y ritmos de trabajo, juego y descanso.

Pero ahora, a estas alturas, siento que por la edad en la que están mis dos hijos mayores (Maria Alejandra 11 y medio y Juan José 10) necesitan tener algo de estructura y trabajo guiado, pues veo en ellos mucho juego libre, que me parece maravilloso, pero también algunos momentos de ocio que a veces se alargan demasiado para mi gusto. Por eso ahora estoy en el proceso de ver si sigo algún método específico o tomo un poco de aquí y un poco de allá; cuánto debo"enseñarles" y cuanto debo dejar para que ellos trabajen,descubran aprendan por su cuenta.

Y para completar el revoltijo, ahora Adelaida(4 años y medio), que antes iba al kinder, también está con nosotros en casa. Supongo que con ella aprenderé mucho sobre Waldorf, Montessori, métodos de lectoescritura.. Así que sigo en las mismas.

Conclusión: no tenemos un método específico, tomo de todo un poco, ensayo y aprendo. Todavía tengo el miedo de que mis hijos se estén perdiendo de algo, pero supongo que este miedo nunca se va del todo... o si?

4 comentarios:

Jann dijo...

pues se me ocurre que en los chicos el efecto de la descompresion hizo lo suyo ahora no queiren reglas ni normas, me imagino que lo que los puede mover es algo personal que a ellos los motive,los estimule

Xia dijo...

Hola, que gusto conocer a homeschoolers en Colombia. Me ha gustado mucho tu entrada y tu blog en general.

MartaSada dijo...

Encantada de conocerte también por medio de los carnavales de participación!! un saludo y ánimos!!!

Ana P. dijo...

Xia y Marta a mi también me encanta encontrarlas y leerlas en los blogs de homeschoolers, pues es una forma de sentirse acompañada en este camino. Además en Colombia somos varias familias (cada vez me entero de más) pero todavía no estamos muy organizadas como una comunidad de apoyo.