sábado, 22 de noviembre de 2008

Quejas... otra vez

Paso por aquí para no sentir que esto también lo dejé empezado. Este último mes ha sido como retorceder un año... tengo tantas cosas en la cabeza que a la hora de escribir no logro aclararme (habrán notado que me pasa con frecuencia). Muchas cosas que quiero hacer y no comienzo, de puro miedo a no ser capaz de terminarlas... y asi se me pasa la vida. Y es que cuando las cosas se complican por el lado del bolsillo me bloqueo. Volví a la depresión, a la quejadera mental que había logrado eliminar hace como cinco meses... otra vez estoy jarta de mi vida, y pienso que es la más monótona, y la más tediosa que me hubiera podido imaginar.
Debe ser también que se acerca la navidad... sólo espero que llegue y se vaya rápido y sin dolor.

6 comentarios:

Mundo de Hadas dijo...

Hola mi querida Ana Paulina,
No habia tenido la oportunidad de leer tu blog, lo encontre en el link del facebook, vi las fotos de la familia todos estan preciosos, desde aqui te mandamos un abrazo a ti, Martin, Mariale, Juanjo, Lalis y Jacobo. Se ven divinos cada uno haciendo musica y deportes, un abrazo inmenso y yo te entiendo hay dias buenos y otros no tantos pero lo mas hermoso es ver a tu familia y seguir disfrutandola.
Te queremos mucho
Caya y familia

gemma dijo...

Son momentos...seguro que tienes también motivos para estar contenta aunque a veces el desánimo no te los deje ver y disfrutar.

El miedo paraliza pero también "...se puede romper de un sólo portazo"

La frase es de una canción que colgué en mi blog:
http://anaraprenent.blogspot.com/2008/11/hoy-vas-ser-feliz.html

Un beso

Jann dijo...

si, es dificil,acá tambien se bloquean algunas cosas por dinero, por ejemplo un proyecto de hacer una cosa para colgar collares, es muy poco pero no hemos tenido para ello, y ni hablar de viajar, eso es complicado, pero mira he aprendido a ser muy recursiva, trabajar con lo que tenemos, y cuando las vacas están menos flacas aperarme de cosas suficientes, tambien he aprendido que es en eso momentos donde como por arte de magia nos llegan las cosas, eso tambien ha sido mágico de ver.

y la navidad.......... este año para mi, me recuerdan momentos muy dramáticos, pero quiero darle otro tinte, si la vida me pone en esa circunstancia inevitable de estar deprimida, pues ...... le voy ha hacer pistola y quiero pasar un fin de año precioso, divino, inolvidable y ser feliz, la rebeldía mía tiene que estar sobre todo en eso.

tambien te quiero decir que los proyectos pueden quedar aplazados, es decir que esperen mientras se pueden terminar, pero eso si siempre terminarlos

un abrazo, yo ando que lucho tambien con la tristeza que intenta apoderarse de mi pero yo no me he dejado

Educando en Familia dijo...

Por acá otra que sufre de depresiones fáciles. Aghhhh!

La rutina, los hábitos, la actividad y servicio social ayudan mucho. El punto es mantener la mente ocupada en otra cosa para no caer en los juegos que nos derrumban. Es posible hacer un hábito de "huir" de todos esos pensamientos depresivos en cuanto aparecen. Cuesta trabajo pero se puede.

De cualquier manera, hay que sobrevivir. Dia con día, paso a paso. Primero un pie y luego el otro.

Ana P. dijo...

Muchas gracias a todas por sus comentarios y palabras de ánimo.

Cayita, yo se que soy afortunada por la familia que tengo... de eso no tengo dudas. Pero hay frustraciones acumuladas que de vez en cuando levantan la cabeza para recordarme que siguen ahí.

Gemma, hermosa la canción... pero me hizo llorar más. No te preocupes, ya hoy creo que estoy mejor. Ojalá algún día mis hijos me vean de la forma en que tu ves a tu mamá, esa es una de mis mayores aspiraciones.

Jann, al lado tuyo me da pena deprimirme así, pues se que hay motivos más fuertes, como los tuyos. Me voy a copiar de tu rebeldía para tratar de mostrarle a los niños cómo se disfruta una navidad feliz en familia y sin pensar en lo que diga o haga el resto de la gente, o en los regalos o en los viajes que no podemos tener en este momento.

Yenia, yo ya me creía por encima de las depresiones, sentía ganada la batalla. Pero tanto aguantar y aguantar cansa! y uno vuelve a los viejos hábitos. Sobrevivir... eso es lo que me tiene agotada! Pero estoy tratando de llenarme de sueños e ilusiones para poder seguir siendo la mamá que mis hijos necesitan.

Educando en Familia dijo...

Saludos Ana,

De acuerdo, uno no se "sana" de las depresiones. Entonces ¿Que otra respuesta hay?

Creo yo que aprender a vivir con ellas como parte de nuestra realidad. Así como aquellos que aprenden a vivir sin brazos o sin piernas.

Bueno, al menos así lo veo yo. Es muy fácil decir las cosas, otra cosa vivirlas. Además, yo soy demasiado pragmática :)

PD. Me encantaron las estrellas en la ventana. Mi casa tiene como 5 años sin ninguna clase de adorno navideño por afuera, :(