miércoles, 6 de enero de 2010

Enero 5

Hoy, como estamos de aniversario, Martín tenía preparado un desayuno especial!! =)

La mañana pasó demasiado rápido, pues tenía mucho oficio que hacer =(. Y yo para no quedarme atrás también preparé un almuerzo especial dada la ocasión y que Martín estaba en la casa almorzando con nosotros. En la tarde, como todos los martes, fuimos con los niños al parque de centro Chía, a nuestra "cita de juego" de todos los martes. Después del parque los niños se comieron un helado y yo un café, luego Mariale tenía que ir a cambiar un bluejean que le quedó pequeño.

De regreso, el viaje que normalmente nos toma diez minutos duró casi una hora, pues había un accidente en el camino. Esas cosas siempre me impresionan mucho, pues no dejo de pensar que a nosotros también nos pueden pasar, si sería que el carro iba muy rápido, o tal vez el peatón no se fijó y cruzó sin mirar, o si tal vez lo hizo con toda la intensión de acabar con su vida, sin pensar que al hacerlo también estaba destrozando la vida de alguien más. Pienso en como se sentirá el conductor, pienso en cómo me sentiría yo si atropellara a alguien... en fin, depresivo el asunto y las vueltas en mi cabeza peores, demasiado macabras.

Durante el trancón Martín me entregó algo que llevaba varios meses esperando, pero que ya me había resignado a no recibir, mi juego favorito de computador: CivilizationIV. Por supuesto llegamos a la casa, preparamos comida, acostamos niños chiquitos y me senté a jugar =) supuestamente iba a jugar sólo hasta las 10:30 pero (obviamente) terminé yéndome a dormir a la media noche. Hasta mañana.

2 comentarios:

Ipe dijo...

Ana, este formato diario es curioso... he leído todas las entradas, algunas con seis días de retraso ;-D

A mi también me impresionan mucho los accidentes, creo que manejar un vehículo es una gran responsabilidad... yo no me atrevo, es un obstáculo en mi vida, sobre todo porque vivo en el campo y necesito desplazarme continuamente en auto... pero es que soy incapaz de superar el miedo... me bloquea absolutamente.

Me alegró que recibieras el juego que te ilusiona... yo he recibido los dos libros que pedí... estoy contenta como una niña chica.

Me he reido mucho con tus planes de adelgazaqmiento... yo también he comenzado el año deseando ser menos glotona... pero lo del gimnasio no me lo planteo... ¡¡ufff!!

Espero que tus niños reciban bien la idea de cooperar en la casa. Yo siempre les he dicho a mis hijos que es "nuestra casa de modo que es nuestra tarea" ;-D

Cariños inmensos,

Ana P. dijo...

Ay Ipe, mis hijos son absolutamente reacios a las "tareas" (menos Jacobo que con sus tres años está en la etapa de "yo te ayudo"). El gimnasio me toca empezarlo la próxima semana que Blanca vuelve de sus vacaciones y tengo más tiempo porque ya no me toca encargarme de los oficios de la casa. Espero tener la fuerza de voluntad para ir juiciosa, ya pagué el año entero, así que por lo menos sé que lo haré por no perder la plata, jejeje.

Te mando un gran abrazo, y gracias por pasarte por estos lados y comentar!